jueves, 27 de febrero de 2014

Reseña #10: Zafiro (El amor más allá del tiempo II)



Título: Zafiro
Autora: Kerstin Gier
Saga: El amor más allá del tiempo
Editorial: Montena
Año publicación: 2011
Nº de páginas: 384 págs.
ISBN: 9788484416944


Sinopsis
Gwen está hecha un lío… Gideon, su “compañero” de viajes en el tiempo la está volviendo completamente loca: tan pronto la besa apasionadamente como la ignora con desdén. Y es que nadie dijo que el amor a través del tiempo fuera una empresa fácil, ni mucho menos. Por suerte, Gwen tiene a su mejor amiga Leslie, a James, el fantasma del instituto, y a Xemenius, una gárgola bastante irreverente, para que le echen una mano en sus altibajos amorosos. Ah, y en lo de comportarse como la ahijada de un marqués o un duque del siglo XVIII… Porque desde que se ha convertido en la última viajera en el tiempo parece que estos son sus planes: asistir a una soirée en el año 1782, salvar el mundo y, sobre todo, no dar el cante. Así que ahora su vida consiste en aprender a bailar el minué (que no es nada sencillo) mientras decide lo que siente por el chico de sus sueños (que tampoco lo es).


Opinión Personal
(contiene sproiler del primer libro - reseña)
Ya conocemos a Gwen y a Gideon, bueno pues lo dejamos ¡Besándose!, ¡En una Iglesia!.
Para empezar eso engancha, pero como siempre hay problemas:
1º Giedeon es un insensible, y la persona más rara del mundo, beso a Gwen, luego hace como si nada, la vuelve a besar, vamos a ver o no se como Gwen lo aguanta, tiene que estar muy enamorada, porque Gideon tiene trastornos de personalidad, ahora es amable, ahora no, ahora soy el hombre de hielo.
Xemenius, una gárgola que echa agua por la boca, bueno su termino correcto es daimon(o algo así), pues este encantador personaje ¡Interrumpe el beso tan esperado!,
pero se lo perdono porque es un gran apoyo para Gwen a lo largo de la historia, y sus ocurrencias y motes me sacaron más de una risa.
Por eso tampoco me percaté del tirón en el vientre, y solo entonces, mientras esa pequeña gárgola me miraba fijamente desde el banco con los ojos chispeantes y los brazos cruzados sobre el pecho, solo cuando mi mirada cayó sobre la sucia cortina marrón del confesionario que hacia un momento había sido de un verde de
terciopelo, tuve el pálpito de que entretanto habíamos saltado de nuevo al presente.
¡Mierda! —Gideon se retiró hacia su lado del confesionario y se rascó la nuca.
«¿Cómo que “Mierda”?» Caí bruscamente de mi nube y olvidé a la gárgola.
Pues a mí no me ha parecido tan mal —dije con un tono tan despreocupado como pude.”
Y para rematar Gwen se tiene que preparar para una soirée, y no hay nada mejor para enseñarle que Charlotte y un profesor pijo y tiquismiquis.
En este libro se resuelven muchísimas dudas, pero surgen unas cuantas más.
Algo que desvelan es el donde Gwen, el don del cuervo, don que si lo pensáis unos momentos lo descubriréis, no es que sea algo muy maravilloso.
Este libro igual que el anterior me conquisto y no quiero hacer sproiler, pero cuando lo leáis entenderéis esto ¡Gideon eres un imbécil del que me enamorado!
“—Deberíamos recoger nuestras cosas —dijo Gideon finalmente—. Y deberías hacer algo urgente con tus cabellos; parece como si algún idiota se hubiera puesto a revolver en ellos con las dos manos y luego te hubiera tirado sobre un sofá… Sea quien sea el que nos espere sabrá que dos y dos son cuatro… Oh, por Dios, no me mires así.
—¿Cómo?
—Como si ya no pudieras moverte.
—Es que no puedo —dije en serio—. Soy un pudin. Me has transformado en un pudin...”

Puntuación
3,5/5

Un Beso

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Libros Para Siempre